miércoles, 6 de junio de 2012

Arroz a la cubana (al horno)

Algunos pensareis que el arroz a la cubana no necesita ninguna explicación porque es muy sencillo de preparar y todo el mundo sabe hacerlo. Y tenéis razón. Pero he podido ver que la manera en la que lo preparamos en mi casa es un poco peculiar, ya que mi madre no hervía el arroz en un cazo, sino que lo hacía lo más valencianamente posible, es decir, al horno. Parecerá un detalle sin importancia, pero para mi marca la diferencia entre un plato rico y un plato riquísimo. 
Además es un plato al que le tengo mucho cariño porque mi madre me lo preparaba haciendo unas torres en el plato y caras divertidas; así que, en honor a lo mucho que disfrutaba de pequeña comiendo este plato, allá va la receta, aunque para muchos resulte ya obvia.

Ingredientes:
  • Arroz.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Ajos.
  • Salchichas.
  • Plátano (de freír)
  • Tomate (pimienta, perejil, pimentón picante)
  • Huevo.

  1. En una olla de barro ponemos una tacita de arroz por comensal y le añadimos el doble de tacitas de agua menos una, asegurándonos de que el agua esté bien caliente antes de añadirla a la olla de barro.     Salamos el agua y también el arroz. Podemos poner en la olla unos cuantos ajos para dar mayor sabor al arroz. Vamos comprobando el arroz (suelen ser unos 30 min.) y cuando ya esté listo lo sacamos del horno.
  2. En una sartén freímos el tomate natural y lo salpimentamos al gusto. A mi me gusta ponerle pimienta, perejil y un poquitín de pimentón rojo picante, pero sin pasarse.
  3. En otra sartén freímos las salchichas cortadas a rodajas.
  4. Después, freímos con un poquitín de aceite el plátano. Debe ser plátano para freír, que es más fuerte y su textura es muy sólida al freírlo. Si no podéis encontrar, hacedlo con plátano normal, el menos maduro que tengáis, aunque el arroz quedará con toques de dulzor.
  5. Por último queda sólo preparar los huevos fritos al gusto.
  6. Ahora ya componéis el plato al gusto dependiendo de la composición que queráis hacer.
I... bon profit!